Tarta Sacher

Hoy queremos presentaros un postre emblemático de la repostería vienesa que ha conquistado los corazones de los amantes del chocolate en todo el mundo: la tarta Sacher. Esta irresistible creación culinaria combina un bizcocho de chocolate esponjoso, un exquisito relleno de mermelada de albaricoque y una cobertura de chocolate brillante. Sumérgete en el maravilloso mundo de la tarta Sacher y descubre por qué es considerada una verdadera joya de la repostería.

El origen de un clásico

La tarta Sacher debe su nombre a Franz Sacher, un joven aprendiz de pastelería que creó esta obra maestra en 1832 en el Hotel Sacher de Viena. Desde entonces, se ha convertido en el símbolo más reconocible de la repostería austríaca y ha sido imitada y reinterpretada en todo el mundo. Cada bocado de esta tarta es un homenaje a la tradición y la excelencia culinaria que ha perdurado a lo largo de los años.

Ingredientes:

BIZCOCHO

  • 175 gr. de harina
  • 175 gr. de mantequilla
  • 175 gr. de chocolate fondant como mínimo al 70%
  • 180  gr de azúcar
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • Una pizca de sal
  • 7 huevos
  • Mermelada de albaricoque

Para el almibar:

  • 100 ml. de agua
  • 100 gr de azúcar
  • 50 ml de ron o moscatel, yo le he puesto moscatel que es lo que tenía en casa.

Para la cobertura:

  • 300 gr de chocolate Fondant
  • 300 gr. de nata para montar
  • 60 gr. de mantequilla

Elaboración de la Tarta Sacher

PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO

Fundimos el chocolate del bizcocho al baño de maria, y lo reservamos.

Separamos las claras de las yemas de los 7 huevos. Batiremos las claras a punto de nieve con un poco de sal y reservamos

Derretimos la mantequilla, con el microondas dándole pequeños toques es fácil. Añadimos el azúcar a las yemas y batimos, cuando esten un poco más blancas añadimos la mantequilla poco a poco, en un hilo y seguimos batiendo para mezclar bien .

Ahora añadimos el chocolate a la mezcla anterior y batimos un poco más.

Tamizamos la harina y la mezclamos con el sobre de levadura, lo añadimos a la mezcla bien mezclado y tamizado . Batimos mezclando todo manualmente con unas varillas.

El siguiente paso es incorporar poco a poco y con una espátula  haciendo movimientos envolventes las claras a punto de nieve a la anterior mezcla, con paciencia.

Quedará una masa fina y sin grumos. Ya tenemos la masa del bizcocho.

COCCIÓN DEL BIZCOCHO

Es el momento de engrasar el molde, yo he usado uno de 22 cm, le espolvoreamos con harina después de engrasarlo con mantequilla y vertemos la masa de nuestro bizcocho.

Con el horno precalentado a 180 grados calor arriba y abajo, introduciremos el bizcocho hasta que esté hecho, ha tardado unos 30 minutos pero puede  variar según el horno, es infalible pincharlo en medio con un palillo  y si sale limpio ya está listo.

Antes de abrirlo por la mitad hemos de dejarlo enfriar para que no se rompa.

PREPARACIÓN DEL ALMÍBAR

Por eso mientras se enfría prepararemos el almíbar para untarlo.

Ponemos en el fuego un cazo, añadimos el agua y el azúcar al espesar un poco le añadimos ron o moscatel.

Al abrirlo lo pintamos con el almíbar y después le ponemos la mermelada de albaricoque.

PREPARACIÓN DEL LA COBERTURA

Colocamos una cazuela al fuego, añadimos la nata y cuando hierva apagamos el fuego y añadimos el chocolate  ya triturado en trozos pequeños, para que se nos deshaga con facilidad, removemos y añadimos la mantequilla, vamos removiendo que quede bien integrado.

Ha llegado el momento de ponerle la cobertura de chocolate a nuestro bizcocho, yo pongo el bizcocho en una rejilla y voy pintando primero los bordes con un pincel de silicona.

Luego voy derramando por el centro la cobertura de chocolate, lo aliso si es necesario con una espátula y lo dejo secar en la rejilla.

Nuestra tarta Sacher ya está preparada, buen provecho.

La tarta Sacher es un símbolo de elegancia y sabor excepcional. Cada porción de esta delicia vienesa es un viaje al placer sensorial, donde el bizcocho de chocolate, la mermelada de albaricoque y la cobertura de chocolate se unen en perfecta armonía. Ya sea que tengas la suerte de probarla en el Hotel Sacher de Viena o en algún otro lugar que haya logrado capturar su esencia, te aseguramos que la tarta Sacher te transportará a un mundo de indulgencia y satisfacción. ¡No puedes dejar de probar este clásico irresistible de la repostería!

Prueba también estas deliciosas tartas:

Tarta Fría de Frutas

Tarta de Mousse de limón

Tarta de mousse de chocolate

Carrot Cake Tarta de zanahorias y nueces

Tarta de manzana

Tarta de mousse de mango

Tarta de hojaldre con frutas y crema

Tarta Massini

Sé el primero en responder

Deja un comentario